¿Qué significa aceptar a Jesús en tu corazón?

Aceptar a Jesús en nuestro corazón es mas que una costumbre o un acto repetitivo, aceptarlo en nuestras vidas representa un compromiso de fidelidad y rendición a su voluntad.

La Biblia nos dice en Romanos 10:9 «que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo».

La Palabra nos enseña que debemos confesarlo; es decir, debemos abrir nuestra boca y declararlo como nuestro único y suficiente salvador y en segundo lugar debemos creer en nuestro corazón que Jesús fue a la cruz, murió y resucitó para darnos salvación.

«Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios»Juan 1:12.

Una vez aceptamos a Jesús como nuestro Señor y salvador hay una metamorfosis espiritual, a través de la cual somos insertados en la familia de Cristo y nos hacemos hijos de Dios. La confesión y la fe son el único poder que nos autoriza a ser llamados sus hijos.

ARTÍCULO DE INTERÉS: Esta es la única invitación que cambiará tu vida. ACÉPTALA

¿Qué significa aceptar a Jesús en nuestro corazón?

1.- Estar de acuerdo con su forma de amar y de vivir

Cuando hacemos la confesión de fe estamos aceptando a Jesús como el «Señor y dueño de nuestra vida»; la palabra Señor denota poderío y autoridad es por eso que cuando decimos que Cristo es el Señor de nuestra vida, debemos estar dispuestos a someternos a su voluntad; estamos expresando que desde ese momento en adelante, empezaremos a vivir de acuerdo a la manera en la que Él vivió aquí en la tierra, amando, perdonando demostrando misericordia y sobre todo sirviendo a los demás por amor.

2.- Recibir una identidad nueva

Dejamos de ser «criaturas»; todos hemos sido creados por Dios, pero hay una realidad, y es que no todos somos hijos de Dios sino hasta que lo aceptamos. Dios nos ha dado el libre albedrío para que le busquemos por nuestra propia voluntad y deseo, para que seamos sus hijos solo si así lo queremos. Dios no obliga a nadie a ser de los suyos, por su puesto que su deseo es que todas las personas lo acepten en su vida, pero lamentablemente no todos entiende esta realidad y no todos están dispuestos a vivir de acuerdo a su voluntad.

Cuando nacemos recibimos una identidad que es proveniente de nuestros padres, tanto el nombre como el apellido nos identifica y diferencia del resto. De la misma manera, cuando aceptamos a Jesús en nuestra vida se nos otorga una nueva identidad (hijos de Dios) La cual nos hace diferenciarnos del mundo.

3.- Empezar a vivir como hijos de un rey

Teniendo la identidad de Cristo nos hacemos coherederos de todas las riquezas celestiales; ya no somos cualquier persona, somos miembros del reino de los cielos.

Una vez aceptamos a Jesús nuestro comportamiento debe estar regido por lo que dice su Palabra; debemos valorar esa identidad que se nos ha dado, siendo prudentes en todo, guardando nuestro testimonio y glorificando a Cristo con cada una de nuestras acciones.

 4.- Experimentar el amor sin límites de nuestro Dios

El amor de Dios no tiene límites, nos ama tanto que ha dado su vida por salvar la nuestra, así que debemos agradecer cada día por las cosas que Dios hace por nosotros.

Ahora que ya eres un hijo de Dios, prepárate para experimentar su gran amor. Medita en cada una de las cosas que Dios ha hecho por ti, es allí donde te darás cuenta que siempre estuvo a tu lado y que todo este tiempo estuvo esperando que te rindieras y le permitieras entrar en tu vida.

«En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados»1 Juan 4:10.

Bibliatodo.com

Ir A Arriba