Tiempo Oportuno Por: Pastor Pedro Julio Fernandez

“Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios. 

Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, y en día de salvación te he socorrido. m He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.” 2 Corintios 6:1-2 

“El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas. 

Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros. 

Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos.” Hechos 17:24-28

Sin olvidar el pasado y la acción de Dios, hoy es un día oportuno para salvarse. 

Las estadísticas y la biología confirman que todo ser humano debe morir. 

El tiempo y espacio que nos toca vivir es temporal y solo es bueno si aprovecha y se escapa por la vida. Dios ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de nuestra vida; para que busquemos de él, a sabiendas que no está lejos de cada uno de nosotros.

Dios es quien tiene todo dominio y poder, él da a todos vida y aliento y todas las cosas. Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros.

Dios ha concedido a todos los hombres la oportunidad de buscarle dentro del tiempo y el espacio que Él ha determinado que cada cual exista. 

Teniendo en cuenta que el hombre fue echado de la presencia de Dios y excluido de su reino espiritual por causa del pecado, desde entonces y hasta ahora la humanidad le busca a tientas.

La máxima revelación en la Biblia es la humanidad de Dios. Jesús es la imagen visible del Dios invisible (Col 1:15), Él es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder (Hebreos 1:3). Se hizo hombre y habitó entre nosotros haciendo fácil el aprovechamiento de la gracia de Dios para que nadie se pierda, sino que procedan por la vía del arrepentimiento.

Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios. 

Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido.  He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.

Ir A Arriba