Tengo que contar mi milagro

Hoy… puedo levantar mis manos y dar gloria al “Dios todopoderoso” al “Dios de milagros”, porque si no hubiese sido su voluntad hoy no estaría aquí para contarte lo que el hizo por mi. Y quiero contarte algo más que te sorprenderá, el día sábado 25 de noviembre a las 13:20 hrs, aproximadamente, tuve una caída desde un tercer piso en mi domicilio, cuando pasó esto… estaba en casa con mi mamá y mi hermano mayor Ignacio. Cuando esto sucedió mi mamá partió corriendo a ver qué pasaba… grande… inmensa y terrible fue su sorpresa al encontrarme en el suelo inconsciente y sangrando, bloqueándose por momentos sin saber que hacer… corriendo de una lado a otro. Mi primera estadía fue la urgencia del hospital Sotero del Río, llegué muy grave con riesgo vital, mi cráneo estaba destrozado, partido… después de realizarme los primeros exámenes, el médico dijo que tenía incrustaciones de cráneo en el cerebro que había que operar de urgencia…. y que para eso se necesitarían tres especialistas un Neurocirujano, un Otorrino o Maxilofacial y un Oftalmólogo debido a mis grandes complicaciones. Dentro de toda esta incertidumbre, dolor, desconcierto y gravedad mis papás en un acto de fe “Me ofrendaron a Dios”, yo creo que para algunas personas esto era una locura y podrían haber dicho… tus papás están locos…, pero la fe es la que mueve montañas… y de hecho se movió en mí de una manera impensable e inimaginable.
En el Hospital lograron estabilizarme y dentro de mi gravedad y riesgo, al no tener los tres especialistas necesarios para operar todos de una vez, decidieron trasladarme a la Clínica Dávila. Llegando la ambulancia, me llevaron a Clínica Dávila, donde estuve por aproximadamente 1 hora, y por no estar los tres especialistas necesarios para la operación, decidieron nuevamente trasladarme ahora hasta la Clínica Santa María, en los primeros informes médicos de la clínica, me encontraron problemas en los pulmones…. Unas manchas oscuras… tuve también complicaciones a mi corazón…. En ese lugar, fui atendido por un excelente equipo de profesionales, no menospreciando así, ni mucho menos dejando de lado los anteriores médicos, doctoras, enfermeras(os), que también corrieron por mí. Pasadas las siguientes horas continuaba mi gravedad y riesgo, pero Dios estaba conmigo, y a la vez sé que Él daba la tranquilidad y confianza a mi entorno…. mis padres y mi hermano, y a todos mis hermanos de la iglesia, porque sé que desde que sufrí este grave accidente ellos se tiraron de rodillas a orar en favor mío… niños, adultos, jóvenes… ancianos… mi nombre cruzó las fronteras de Chile, porque supe que hubo oraciones en mi favor en varios países. También mi nombre se escuchó por radio…. Que importante el ser hijo de Dios y qué gran pueblo somos… sentí cada oración… cada clamor… y Dios obró, conforme a lo que pidieron.
A los nueve días de ocurrido este grave accidente, estuve de vuelta en mi hogar (Dios habló… Dios cumplió) completamente sano, sin complicaciones, ni secuelas…. Todos quienes me veían no podían creer lo que estaban viendo, pero era “yo”, el milagro de Dios caminando. Grandes demostraciones de amor y cariño me acompañaron desde ese día y aún me siguen acompañando. Hoy, te puedo contar que dentro de todo lo vivido me queda lo más grande y hermoso el que hoy esté con vida y te pueda contar que “YO CONOZCO A UN DIOS DE MILAGROS”, un Dios que donde el mundo dice no hay vida, en Él sí la hay y es Él quien la da. Hoy queda la gratitud inmensa que no se puede comparar con absolutamente nada…. El amor de Dios en mi……….. El ser parte de este mover de Dios y contar mi testimonio… en mi casa están todos los informes médicos, radiografías, escáner, y un sin fin de antecedentes que respaldan este “GRAN MILAGRO DE DIOS”.
Agradezco con todo mi corazón, que ahora es el corazón de Dios que late fuertemente en mí, hoy tengo vida y mi vida representa la “Vida de Dios”. Mi mayor gratitud al ser supremo y dador de la vida y hacedor de este milagro, mi disposición de ser su hijo y entregarme en Sus manos, a Él toda la gloria, la honra por los siglos de los siglos.
A todos quienes oraron fervientemente y que también ayunaron, muchas gracias!!! Al Pastor Jacob Soto, gran siervo de Dios junto a su madre la Hna. Orfita, gracias por estar con mis papás en todo momento, gracias pastor por guiarlos en esta oración de FE para ofrendarme a Dios, muchísimas gracias. A todos… mil gracias…
Hoy te puedo decir que mi corazón se agranda cada vez que recuerdo lo que Dios hizo por mí, hoy te invito a conocer a este Dios de milagros, no te arrepentirás, al contrario serás bendecido y verás el poder de Dios, el cual es grande, inmenso, no tiene límites, ese es el Dios que yo conozco, mi Dios de milagros.
Te invito a visitar el blog http://www.oracionexplosiva.blogspot.com/
ISAIAS RAMIREZ
Isaías Ramírez
Edad: 10
Enviado por: Iris Salgado (mamá de Isaías)
Santiago, Santiago, Chile
iris_salg05@hotmail.com

Comentarios

Sea el Primero en Comentar

Deje su Mensaje

Ir A Arriba