El Milagro de los 33 Mineros en Chile

(Adaptado por http://reflexionesydevocionales.blogspot.ca)
“Porque en su mano están las profundidades de la tierra, Y las alturas de los montes son suyas”.
Salmos 95:4
(Versículo que llevaba impreso la camisa que los mineros llevaban puesta cuando salieron a la superficie)
Acá en El Salvador era Martes 12 de Octubre, nueve de la noche cuando me percate que el Rescate de los Mineros Chilenos había comenzado, rápidamente encendí el televisor y sintonice CNN en Español, mientras mi esposa Yamita cocinaba le dije: “Estamos viendo historia, esto se comentara por muchos años”.
Tuve que esperar varios minutos observando detenidamente todo lo que estaba pasando, mientras escribía por medio de mi celular en mi cuenta de Twitter(www.twitter.com/eemonterroza) lo que estaba viendo, fue así como la capsula salió a superficie por primera vez, con el primer Minero Chileno llamado Florencio Avalos, mientras su familia lo esperaba, su hijo pequeño y su esposa, fue un momento único, no voy a negar que mis ojos se llenaron de lagrimas por el momento tan emotivo y especial que se estaba viviendo, ver como después de dos meses ese hombre se encontraba con su hijo y su esposa, después de que Dios los guardara de morir en esa mina.
Es la primera vez en la historia en la que unos mineros son rescatados después de tantos días, sin duda es un Milagro de Dios porque eso no tiene otro nombre.
Así, fueron saliendo uno por uno, me fui a dormir pasadas las doce de la noche en mi país El Salvador y ya habían salido cinco Mineros.
Hoy es Miércoles y hace una hora y minutos presencie la salida del minero numero veinticuatro en ser rescatado, su nombre: José Henríquez quien mencionan que fungió como guía espiritual de los mineros. Pude ver a través de la televisión chilena un poco sobre la historia de este hombre y de algunos mensajes que envió mientras estaba adentro de la mina y me quede sorprendido, ¡Este hombre era creyente, un cristiano como nosotros!
Pude notar en cada mensaje que enviaba vía video desde la mina como su fe estaba puesta en el Señor, como confiaba en que Dios los guardaría y que pronto estarían bien, ¡Vaya que ejemplo de fe!, y es que no es fácil permanecer más de dos meses en una mina oscura, separado de todos tus seres queridos y de tu ambiente y peor aún, no por cuenta propia, sino atrapados por una desgracia, realmente se necesita fe para poder creer que todo iba a salir bien.
Mientras observaba todo esto meditaba sobre que muchos de nosotros nos quejamos por cosas tan pequeñas e insignificantes, sin darnos cuenta el valor que nos da el hecho de tener vida.
Al oír varios testimonios de estos mineros y como ellos mencionan que tienen una nueva oportunidad de vida o que su vida ha cambiado después de este suceso, no puedo dejar de pensar sobre lo valiosa que es nuestra vida y lo poco que la valoramos como tal.
Quizá ninguno de nosotros ha pasado por un momento como el que ellos han pasado, pero que bueno es saber que a pesar de las circunstancias que estos hombres tuvieron que vivir, jamás dejaron de sonreír y confiar en que con la ayuda de Dios iban a salir a la superficie.
Hoy es un buen día para agradecer al Señor por el cuido que ha tenido sobre estos hombres y más aun, por el cuido que ha tenido sobre nuestras vidas.
Desde aquí bendigo a nuestros hermanos y amigos de Chile, un país desde donde me visitan y leen muchos amados hermanos y el cual me gustaría conocer y sé que así será en su tiempo.
Mis respetos para mis hermanos chilenos que en tan corto tiempo han tenido que pasar por dos sucesos muy fuertes, se que Dios está haciendo cosas maravillosas en ese pueblo hermano y sobre todo el pueblo se está volviendo a Dios a través de las situaciones que están experimentando.
¡Gloria a Dios por la vida de los Mineros y sus familias y Gloria a Dios porque nos tiene con vida a todos y disfrutando de sus bendiciones pese a cualquier circunstancia que nos rodea!

Comentarios

Sea el Primero en Comentar

Deje su Mensaje

Ir A Arriba