No más soledad, tristeza o depresión

Dios les bendiga. Escribí mi testimonio aquí en Las Buenas Nuevas el pasado 17 de marzo titulado “Jesús me Rescató del Suicidio”. Desde ese entonces me han escrito 6 personas hasta la presente. Desde que Jesús me rescató del intento de suicidio, son más de 8 años que sirvo al Señor; por Su misericordia me dio el privilegio de estudiar por 4 años en el Instituto Bíblico, me gradué y he estado dando clases por 3 años, también doy clases a los niños en la escuela dominical.
Después de que Jesus me había rescatado de la gitana que mencioné en el testimonio anteriormente, fui a la Iglesia, donde me bauticé, el Pastor empezó a predicar pero yo no tenía ninguna “enamorada”, había venido de una vida que estaba acostumbrado a estar con alguna muchacha o mujer en relaciones de “pecado”, pero ahora todo era diferente; entonces yo era diferente, me sentía solo, deprimido, no estaba acostumbrado a estar solo.
Recién convertido, mientras el Pastor predicaba, me sentía deprimido, con la cabeza hacia abajo, creía en Jesús, pero necesitaba a alguien humano a mi lado. Cuando de repente oigo que el Pastor dice: “Tú no estás solo, Yo estoy contigo!”, cuando oí eso que él dijo, yo alcé mi cabeza y dije dentro de mí, “…que raro, eso suena como que me llegó a mí”, como que si fuera coincidencia y fueron palabras que sentía que fueron dirigidas hacia mí, y dije: “esto es coincidencia”, y cuando así pensé que era, el Pastor volvió y dijo: “yo dije tú no estás solo, Yo estoy contigo!”.
Fue con una fuerza tal, que esa soledad o depresión se fue instantáneamente y sentí una paz, tranquilidad y alegría que levantó mi ánimos y continué escuchando la prédica. Yo dije, “tiene que haber algo en la Biblia de esa palabra que me fortaleció en tal manera en ese entonces”, la cual hasta ahora, 8 años más tarde, me ha mantenido sin estar con nadie como pareja, o sea sin pecar o tener relaciones sexuales con una mujer, porque no quiero desagradar a Dios, sigo esperando que Él traiga a mi vida esa esposa, que será mi yugo igual.
Como decía, esa poderosa palabra que estaba buscando que trata con la soledad la cual puede traer depresión, la encontré en Mateo 28:20: “enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” Cuando encontré este pasaje, ahí yo entendí ese bello mensaje a través del Pastor, nunca más me sentí solo, ni deprimido, he esperado y sigo esperando, Jesús es quien verdaderamente siempre está ahí con nosotros. Una persona humana por más buena que sea, no siempre estará ahí por una razón u otra, pero Dios sí. No debemos dejar que nuestra felicidad dependa de una persona sino de Jesús, y cuando Dios trae a alguien a nuestras vidas, nosotros compartimos esa felicidad dependida de Dios con otros.
Dios nos demuestra Su amor en tantas maneras, y he aquí una con la cual Dios me bendijo, y siempre la tengo en mi corazón guardada. Recién convertido iba a un retiro en un campo, recién había entregado mi vida a Jesús, e iba para ayunar y buscar de Dios y a tener un encuentro con Él. Estaba en un carro con dos hermanos, el chofer, otro hermano a su lado y yo atrás, cuando en el camino miro hacia el cielo y veo que en unas nubes grandes había una parte vacía entre las nubes, y ese vacío tenía una forma de un corazón, muy lindo, bien formadito, no grandísimo ni tan pequeño, me quedé asombrado y le iba a decir a mi hermano en el carro que lo viera, pero cuando se lo iba a enseñar, desapareció.
Mucha gente sufre porque no tienen pareja, sienten tristeza o depresión, Jesús tiene el poder para llenar la vida y el corazón de cada persona para que no se sienta así, por eso escribí mi testimonio, lo puede hacer con otros también. “No los dejaré huérfanos; vendré a ustedes” Juan 14:18. “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones” Salmo 46:1. “Porque aunque mi padre y mi madre me hayan abandonado, el SEÑOR con todo me recogerá” Salmo 27:10. Hermano Orlando.
Orlando Gudino
Edad: 48
Brooklyn, New York, USA
ogudino@gmail.com

Comentarios

Sea el Primero en Comentar

Deje su Mensaje

Ir A Arriba