¿Qué Hacer Antes Del Noviazgo?

Por: Armando Monico
¿Quién puede ser mi novia, o novio? ¿Con quién pasaré el resto de mi vida? ¿Con quién me casaré? Se preguntan muchos
jóvenes, aclaro ¡nos preguntamos! ¿Cómo poder tomar una decisión acertada en ese momento muy importante para mi vida?
Existen jóvenes que han pronunciado “es que no hay nadie quien cubra mis expectativas”, “en la iglesia hay puras feas” y si son chicas “son muy feos los condenados esos”. Cierto día leía algo interesante de un joven que decía: “Para casarme, tengo que encontrar una chica con éstas 4 condiciones: Buena, linda, rica y tonta”. Y cuando le preguntaron por qué debía ser tonta, el joven contestó: “Es muy fácil. Si no es buena, linda y rica, yo no me casaría con ella; Pero si no es tonta, ella no se casaría conmigo”. Suena a broma, pero es la cruda realidad de hoy en día. Muchos y muchas están como aquel joven sólo pensando en cómo quiere que sea su novia o novio para ellos o ellas, pero se olvidan de la otra cara de la moneda, que es lo que espera o desea la otra persona.
Durante mi experiencia, he escuchado a jóvenes decir y describir como quieren que sea su novia, y lo hace a tal punto que se olvidan quienes son ellos o como son. Una vez conversaba con una chica y siempre hablaba despectivamente de los compañeros de mi clase que no era lo que ella quería, que no había quien la hiciera suspirar, y decía que quería tener un novio y empezó a describirme como lo quería a tal punto que cuando concluyó con su descripción, Yo había pintado a Brad Pitt, dentro de mi dije ¡Dios mío, será que no se ha mirado al espejo!.
Pensar sólo en cómo quiero que sea la persona que vaya a ser mi novia, es pensar en forma egoísta. Creo yo que en vez de estar buscando la apariencia, las virtudes o cualidades externas, mejor es invertir el tiempo en prepararse para aquella persona que será nuestra novia (o novio en el caso de las chicas). No olvides la moneda tiene dos caras.
1.- ¿Qué espero yo de ella? Pero también,
2.- ¿Qué espera ella de mí?
La promesa toca la puerta.
Quiero que sepan que Dios tiene pensamientos de bien para cada uno de nosotros. El primero que desea verte bien, y con una relación de noviazgo maravillosa es Dios. Dios nos ha prometido muchas cosas, trabajo, salud, ministerios etc. y no es la excepción en cuanto al noviazgo. Dios cumple lo que promete, pero es verdad muchos han de decir que no han visto a Dios cumplir aquello que les prometió, quiero que aprendas algo que muchas veces el cumplimiento de esa promesa viene disfrazada de una oportunidad y si estás listo la tomas.
Hay un ejemplo que podemos mencionar del gran Libro Sagrado como es la Biblia, acerca de las diez vírgenes, ponle mucha atención. Mateo 25: 1-12 “Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. La insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; más las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Más las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras. Id más bien a los que venden, y comprad para vosotras misma. Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! Más él, respondiendo, dijo no os conozco.”
Diez vírgenes, 5 prudentes que tomaron sus lámparas y aceite; 5 insensatas que tomaron sus lámparas, pero no tomaron aceite. Todas se durmieron, todas esperaban al esposo. Cuando el esposo suena la puerta todas despertaron, pero sólo 5 de ellas tenían aceite para sus lámparas en otras palabras estaban preparadas, las otras 5 no lo estaban, no tenían aceite, fueron a comprar pero al regresar el esposo ya había cerrado la puerta.
Dios pudo haberte prometido por ejemplo ser el mejor futbolista de tu equipo, pero si no entrenas jamás serás ese
futbolista. Te prometió ser un buen conferencista, pero si no lees, no estudias y no te preparas y adquieres ciertos
hábitos para que tu carácter se forme en ti, nunca se cumplirá esa promesa.
Es importante por eso mencionar que la preparación es una de las claves, en vez de preguntarnos, ¿Cómo quiero que sea mi novia? ¿Qué cualidades quiero que tenga? Es mejor preguntarnos, ¿Cómo me voy a preparar para esa persona con quien
compartiré momentos agradables?
La preparación incluye en todas las áreas de nuestra vida, espiritual, emocional física, profesional etc. Aquí te presentamos algunas facetas en las que el joven necesita prepararse:
Lo espiritual.
Vale recordar que somos tripartitos, cuerpo alma y espíritu; el espíritu es el que se comunica con Dios, Está escrito en la Biblia que por cuanto todos pecaron están destituidos de la gloria de Dios, al pecar morimos, fuimos separados de Dios.
Pero por medio de Jesús podemos acercarnos nuevamente a Dios.
Para cuidar mi vida espiritual lo hago con tres cosas básicas.
– Leer la Biblia, meditarla, guardarla, y ser hacedor de ella.
– Orar constantemente. Orar sin cesar.
– Asistir a una congregación. Hay que mantener confraternidad.
No digo que sólo eso hay que hacer. Lo importante es cuidar tu relación con Dios. No olvides que toda la ley se resume en esto, “Amarás a Dios con todas tus fuerzas, con todo tu corazón, con toda tu mente, y a tu prójimo como a ti mismo”.
Lo emocional.
Es un área muy importante en nuestra vida. Existe personas que están heridas, en su corazón anidan resentimiento.
Pretendemos empezar un noviazgo aun con heridas, sin darnos cuenta que aquello que tenemos en el corazón es lo que vamos a dar. Prepárate en esta área, dile a Dios que empiece a trabajar en tu corazón. El pasado puede bloquear tus planes. Busca a una persona con madurez que te pueda ayudar, ahí está tus padres, tu pastor, o tu líder.
Lo profesional.
Existen muchas excusas para no prepararse con alguna carrera profesional. Te nombro algunas expresiones que a diario
escuchamos:
– “No tengo recursos económicos para estudiar”.
– “Mis padres no me apoyan”.
– “¿Para qué estudiar? Si igual no hay oportunidad de trabajo”.
– “¿Por qué tanto esfuerzo? Si al concluir seré igual”.
Como vez son muchas las razones, o diría excusas en la cual un joven se sostiene para no estudiar. Prepararte en esta
faceta de tu vida es transcendental para ti. Existen muchas opciones o carreras para prepararte, no eludas esta responsabilidad como cristianos y ciudadanos, donde podemos aportar para el desarrollo y crecimiento de nuestra vida, familia, ministerios y país.
En estos asuntos del noviazgo hay que tener mucho cuidado, puesto que al no ser llevado a cabo conforme a la voluntad de Dios. El enemigo se aprovecha de esa situación y es por eso que vemos jóvenes llorando su fracaso.
Si quieres saber la voluntad de Dios para tu vida en cuanto a ¿Quién será mi novia o novio? o en si quieres saber los
planes de Dios para ti. Para concluir, prepararse es la clave chicos y chicas, y nunca dudes de las promesas de Dios y de su voluntad. Él tiene el control de nuestra vida y también del noviazgo. Y si quizás le has fallado a Dios, y has cometido errores en cuanto a esto, sólo acércate a Dios porque Él es especialista en restaurar y sanar heridas.

Comentarios

Sea el Primero en Comentar

Deje su Mensaje

Ir A Arriba