EDITORIAL: RIOS DE AGUA VIVA por Enrique Jiménez Díaz

“En el ultimo y gran día de la fiesta, Jesus se puso en pie y alzo la voz, diciendo:Si alguno tiene sed, venga a mi y beba.El que cree en mi, como dice la escritura, de su interior correrán Ríos de Agua Viva.Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en EL; pues aun no había venido el Espíritu Santo, porque Jesus no había sido glorificado.” Juan 7:37-39

Jesus, es una fuente de agua VIVA, es como el correr de las aguas de un río, imagínese los ríos que desembocan en las cataratas del Niagara falls, en Canadá. También me acuerdo cuando era pequeño en la orilla del mar en la costa verde de Lima-Peru, habían unos grandes cerros y caí desde las rocas y sus paredes verdosas, se delizaba unas aguas en proporción de “chorritos”, donde corrían para la parte del riachuelo, aguan naturales. Así puedo decir que por mi interior corren “ríos de agua viva” porque así conocí a Dios en su esplendor, vi y experimente las aguas “vivas” que Jesus me ofrece. El agua es un elemento muy importante en la vida de cada ser humano por eso el Señor usa la palabra de “ríos de agua viva”, porque se asemeja cuando nosotros estudiamos la Palabra de Dios se identifica a que en nuestra vida, corren “corren ríos de agua viva”, cuando vivimos esta nueva vida, dedicada a Dios, con esa SED de aprender mas de nuestro creador, segundo a segundo, día a día, dando las gracias a Dios por su misericordia y que su GRACIA nos basta.

El agua se necesita para todo, si estamos en un desierto  y caminamos ante un sol que nos agota lo unico que nos puede mantener es el agua para mantenernos vivos. Así también la Palabra nos da la vida para nuestra alma y vida en abundancia. Si alguien tiene sed, el agua material nos calma la sed pero es temporal, Jesus habla espiritualmente, habla de la sede del alma, de la conciencia, pero pocos son los que experimentan esa sed. Un día seremos juzgados, para pasar a la gloria eterna o bien al infierno, dependiendo de nuestra acciones.


Finalmente, aprendemos que Jesus hace una promesa: “El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva” (verso 38). Estas palabras enseñan que todos que se acercan por la FE a Jesus, verán satisfechas abundantemente sus necesidades espirituales. De esta verdad pueden dar testimonio miles de cristianos que han bebido de las aguas que Jesus ofrece. Todas estas personas cuando se acercaron a Cristo encontraron la bendición. Desde la primera vez que creyeron experimentaron una PAZ, ESPERANZA Y TRANQUILIDAD que no cambiarían por nada de lo que el mundo le puede ofrecer.


Es por esta razón que ellos perseveran en la FE. Si Cristo no satisfaciera plenamente al hombre, hace ya mucho tiempo atrás hubieran abandonado el Evangelio para volver a los tristes placeres que el mundo ofrece. Pero la perseverancia es prueba de que Cristo es la VERDAD. Para terminar este editorial nos preguntamos que el estado mas triste de una alma es aquel que no siente ninguna necesidad espiritual, como sentir el peso del pecado, el desear el PERDON de Dios, y la PAZ de la conciencia; es decir cuando NO se tiene sed. Pero si hemos llegado a reconocer las necesidades que hay en nuestro interior.  Cristo nos ofrece que solamente El nos da la salvación y la vida eterna. EL es el Camino, la Verdad y la Vida. Amen.

Ir A Arriba