Editorial 201: ¡EL DIA DEL SEÑOR!

Este Sábado 30 de Noviembre, en unos días más estamos declarando como EL DÍA DEL SEÑOR! Será un día inolvidable porque somos Hijos de Dios, creemos en las grandezas de Dios, sus maravillas, creador del cielo y la tierra, del espacio, del infinito, de todo el firmamento. Es decir, es el Dios grande, fuerte, poderoso, el León de Juda, Señor de Señores, Rey de Reyes, el Alfa y el Omega, el principio y el fin, Príncipe de Paz, El Alfarero, El Maestro, El Sanador, El Mesías, El Salvador, El Restaurador, El Nuevo Renacer, Cristo es la Luz, Dios de los Dioses. A este Dios es que lo declaramos DIOS Omnipotente, Omnipresente y Omnisciente, a este Dios es el que sirvo a través de Las Buenas Nuevas. Cristo Jesús es Las Buenas Nuevas.

Es el Dios de Ayer, de Hoy y de Siempre, es el mismo que sirvieron, Isaac, Jacob, entre otros, es el mismo Dios de HOY, el que nos habla a través de Su Palabra infalible. A este Dios vamos a rendirle toda adoración, alabanza a través de los compases que habla el Salmo 150, todo lo que respire alabe a Jehová de los Ejércitos. Ese día vamos a clamar a Dios como lo dice la Palabra: Jeremías 3:3 “Clama a mí y yo te responderé”, vendrá gente de los cuatro puntos cardinales, traerán panderetas, el chofar para gemir ante Dios, nuestro Señor, Salvador. Mi alma te alaba y te bendice, Dios mío. Estamos felices, gozosos de poder alabar a un Dios que vive en nuestros corazones.

Las Buenas Nuevas empezó el año 1999 y nos hemos mantenido hasta el día de hoy solamente por la Gracia de Dios. Alguien me preguntó: ¿Cómo le hizo para poder mantener el ministerio todo este tiempo? y le respondí: Solamente Dios lo hizo a EL se le debe todos los años de vida ministerial. Como dice la Palabra de Dios “Hasta aquí me ayudó Jehová”, lo confirma Romanos 8:28, en donde dice la Palabra de Dios: Somos más que vencedores… “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”, Todas las experiencias vividas fueron para testificar, dar testimonio de lo que Dios había realizado en nuestras vidas. Dios tiene propósitos.

Creo que lo más importante de la vida cristiana y vivir como un verdadero creyente es ser obediente ante Dios, el Señor habla cuando uno se acerca a Dios, cuando uno le da tiempo a la oración, al estudio de la Palabra de Dios, cuando uno reconoce que está mal y pide perdón a Dios, a Dios le agrada un corazón transparente, un corazón puro. El crecimiento espiritual es muy importante, después viene la formación, el discipulado, la edificación, los frutos del Espíritu Santo, son los que dan buen testimonio de nuestra vida espiritual.

Para finalizar, tenemos una cita divina este Sábado 30 de Noviembre para celebrar los 20 años de Las Buenas Nuevas. Tendremos la presencia de Dios Padre, el Hijo y El Espíritu Santo. “Este es el DÍA que hizo Dios, Nos GOZAREMOS Y ALEGRAREMOS EN EL”.

LO DICE LA palabra de Dios en el Salmo 118:24. Cada día te bendeciré y alabaré tu nombre eternamente y para siempre”. “Grande Es nuestro DIOS y digno de Suprema Alabanza. Salmos 145:2-3. Dice la Biblia que su PALABRA “Es más DULCE que la miel”. Hagamos un esfuerzo y venga a gozarse en el Señor y todo le irá bien porque usted no viene alabar un hombre usted viene adorar a un DIOS QUE VIVE. Traiga un amigo, vecino, compañero de trabajo, evangelice. Nos vemos. ¡Dios le bendiga!

Ir A Arriba