Editoral #204: “El Cielo y la Tierra Pasarán, pero mis palabras no pasarán” Mateo 24:35

Escribe: Enrique Jiménez

Confiar en Jesús es lo más sabio que un ser humano puede hacer en esta vida. Es mucho mejor que poner nuestra confianza en cualquier cosa. La Biblia nos advierte constantemente que este mundo no durará para siempre “El cielo y la tierra pasarán”, dijo Jesús en Mateo 24:35. Esta declaración lo hace nuestro Señor en el contexto de las profecías de los últimos tiempos y la naturaleza eterna de las palabras de Jesús: “Mis palabras Nunca pasarán”.

Jesús también hace referencia a que también desaparecerá el cielo y la tierra en Mateo 5:18. En Apocalipsis 21:1. Juan escribe sobre un nuevo cielo y una nueva tierra en el estado eterno, habiendo visto que “el primer cielo y la tierra pasaron” (Isaías 65:17). Que significa “pasar”… es desaparecer y no ser más, esto se refiere al cielo y la tierra físicamente -el mundo material y todo lo que hay en el- pero no a los espíritus y las almas que habitan en estos lugares. Las escrituras son claras que en cuanto a las personas perduraran más tiempo que el actual universo material, algunas en un estado de eterna felicidad y otras en un estado de miseria porque NO aceptaron a Jesús como su Salvador.

La forma que este mundo será destruido se revela en 2 Pedro 3:10-12: “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche en los cuales los cielos pasarán con gran estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos”… en la cual los cielos encendiéndose serán deshechos, y los elementos siendo quemados, se fundirán”. En los días de Noé, el mundo fue destruido con agua, con lluvias torrenciales pero ahora Dios prometió No más agua, inundaciones globales (Génesis 9:11). Ahora en el Día del Señor el mundo será destruido por fuego.

El Señor asegura a su pueblo que aunque los cielos y la tierra pasen, Su Salvación está asegurada para todo aquel que cree en Jesucristo como el único Salvador. En Isaías (51:6) dice su Palabra: “Los cielos serán deshechos como humo y la tierra se envejecerá como ropa de vestir y de la misma manera sus moradores; pero mi Salvación será para siempre, mi justicia NO perecerá”.

Para terminar Jesús nos dice que tengamos las prioridades adecuadas. “No hagáis tesoros en la tierra… sino haceos tesoros en el cielo…(Mateo 6:19-20) y como hacemos los tesoros en esta vida terrenal, con nuestro amor a nuestro prójimo y primero que todo amarás a tu Dios con toda tu mente y corazón, con todo tu ser…

Amen.

Ir A Arriba