Nada es Tan Difícil para Dios

“¡Oh Señor Jehová! he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, y no hay nada que sea difícil para ti” (Jeremías 32:17).
Aquí un versículo que me gusta mucho:
“Yo soy el SEÑOR, el Dios de toda carne, ¿habrá algo imposible para Mí?” (Jeremías 32:27).
Nuestras mentes tienden a ver nuestros problemas como grandes o pequeños. Incluso cuando oramos por los enfermos, decimos cosas como: “¿Usted tiene un dolor de cabeza? No hay problema. Vamos a orar por su sanidad. “Pero cuando se trata de cáncer, decimos,” Oh, vamos a comunicarle al Pastor acerca de esto. Sería mejor si él ora por ti. “Pensamos de los dolores de cabeza como pequeños problemas y de cánceres como grandes problemas.
Pero esa no es la manera de pensar de Dios. ¡No hay nada tan difícil para Él, que hizo el cielo y la tierra! Con Dios, no hay tal cosa como un “gran” problema. ¡De hecho, el “más grande” problema, es el más “fácil” para Él! En la alimentación de los 5000, tomó sólo cinco panes para alimentar a la multitud. (Mateo 14:15-21). Pero en la alimentación de la multitud más pequeña de 4000, tomó siete panes (Mateo 15:32-38).
En el esquema de las cosas del hombre, hay que tomar más panes para alimentar a más gente. Pero esto no es así con Dios. Tomó menos panes para alimentar a más gente. Esta es la manera de Dios de decirnos que el “más grande” problema, es el más “fácil” para Él. No estoy diciendo que los pequeños problemas son difíciles para Dios. ¡Sino que es tan alentador pensar que es “más fácil” para Dios sanar cánceres que dolores de cabeza!
Imagínese llegar a Dios con un gran problema. “Entonces, ¿cuál es tu problema, hijo?” pregunta Dios. Usted dice: “Padre, es una enorme deuda financiera, no miles; sino millones”. Él dice, “Fácil, ya está cancelado. ”
En otro escenario, Dios pregunta: “Entonces, ¿cuál es tu problema, hijo?” Tú dices: “Padre, he perdido mi trabajo y no puedo encontrar uno nuevo. Ya estoy en los cincuentas y no tengo las calificaciones necesarias. Él dice: “No hay problema. Considérese así mismo empleado. Y en este nuevo trabajo, no sólo tendrá un trabajo, usted tendrá una posición”.
¡Amado, con Dios, nunca es un problema, porque no hay nada que sea tan difícil para Él!
Por: Angelo Gallegos

Comentarios

Sea el Primero en Comentar

Deje su Mensaje

Ir A Arriba